El anfiteatro romano: arte y música.

El anfiteatro de Cagliari es el más importante entre los edificios públicos de la Cerdeña romana. Construido en el siglo II  d. C. por deseo de la Roma imperial, el anfiteatro, apoyado sobre la colina del Buon Cammino, en parte fue excavado en la roca y en parte fue construido en mampostería. En la época de su inauguración podía recibir hasta diez mil espectadores.
Los ciudadanos accedían por varias entradas y luego se podían sentar directamente en las gradas. Además de los combates de los gladiadores, se escenificaban también pantomimas: en los numerosos fosos estaban las máquinas escénicas utilizadas para los foros de las representaciones. Del imponente monumento elíptico sobrevive sólo la parte excavada en la roca, pero a pesar de ello, el impacto es grandioso. Durante la temporada de verano el anfiteatro – en parte cubierto por una estructura de madera – acoge conciertos y obras de inédito prestigio.