El Mercado de San Benedetto: carrusel de sonidos y colores.

Construido en los años Cincuenta del siglo pasado, es una de las etapas características más irrenunciables de la visita a Cagliari. No sólo es el mercado cívico más grande de Italia: sino que por su unicidad es también uno de los más bellos de Europa.
Quien no ha visitado el mercado de San Benedetto no puede decir que conoce Cagliari, porque aquí se encuentra la verdadera esencia de la “cagliaritanidad”: el vaivén de la gente cargada de bolsas de la compra, las cantarinas voces de los vendedores, las persuasivas palabras en dialecto y los colores: miles de formas y miles de  sonidos capaces de encantar a cualquier visitador.

El mercado se extiende en 8.000 m2 y está dividido en dos niveles: el primero aloja la siempre abarrotada reventa de los productos de la pesca, en cambio el otro, propone carnes, quesos y una notable variedad de productos hortofrutícolas.