Castello: el tiempo y la memoria.

El barrio medieval de Castello es el principal símbolo de Cagliari. Con sus poderosas murallas, las imponentes torres pisanas de San Pancrazio y del Elefante, las estrechas calles con antiguos palacios señoriles, los característicos talleres de anticuarios y artesanos, así como las viejas viviendas derruidas, es el corazón vivo de la ciudad.

El paseo a través de este barrio permite visitar un gran número de monumentos y museos entre los cuales: el bellísimo Palazzo Viceregio, La Puerta de los Leones, la Catedral de Santa María (edificio neo-románico del siglo XIII) el Baluarte de Saint Remy, el Museo Arqueológico Nacional, la Pinacoteca Nacional, la Ciudadela de los Museos y el Centro de Arte y Cultura “El Ghetto”.